MUÑECOS DARUMA.El nombre de ” Daruma “es la variante japonesa del nombre sánscrito” Dharma”.

abril 5, 2013 en Escritos

DARUMA  達磨

Los muñecos Daruma son figuras votivas  redondeadas,  sin brazos ni piernas y representan a Bodhidharma, Daruma en japonés, el fundador y primer patriarca del Zen.  Se adquieren a principios de año para empezarlo con buenos augurios.
Estos muñecos, que pueden encontrarse en la actualidad  en casi todo el Japón  aparecieron por primera vez en el siglo XVI y que uso se popularizó en el periodo Edo entre 1600 y 1868.
Para entender el significado de la Daruma, uno debe mirar más allá de la cultura popular japonesa y dirigir su mirada a la India de  hace  2000 años.
El nombre de ” Daruma “es la variante japonesa del nombre sánscrito” Dharma”. Más específicamente, los significados, creencias y leyendas de Daruma se basan en el monje indio budista conocido como Bodhidharma.
Se dice que Bodhidharma  viajo  a China en un periodo   que va de 475 a 520, sin embargo, todas las historias coinciden  en que desembarcó en el sur de China.
Bodhidharma cruzó el río Yangtze en una hoja de caña hacia el norte y  llegó al monasterio del templo de Shaolin.
Es en este sitio  que se cuentan  varios de los acontecimientos más legendarios relacionados con Bodhidharma.
Uno  de ellos  es el de la meditación de Bodhidharma de nueve años en los que se enfrentó a una pared de roca, posiblemente de una cueva. Sentado y mirando, paso  una cantidad de tiempo prolongado.
Bodhidharma luchó contra la fatiga y la somnolencia y en  un arranque de frustración hizo que, le cortaron los párpados para que pudiera permanecer despierto. Se cree que las  primeras plantas de té crecieron en el lugar donde sus  párpados cayeron. Se dice que a partir de entonces, deriva la costumbre de  los monjes, así como el resto de Asia, de tomar  Té como un medio para resistir el letargo y la ayuda en la meditación.
Debido a Bodhidharma permaneció inmóvil durante un período tan extenso, que perdió sus brazos y piernas, sin embargo, Bodhidharma fue todavía capaz de permanecer en posición vertical. Especialmente para los seguidores del Zen que creen que la energía personal reside justo debajo del ombligo, el logro de Bodhidharma se ha atribuido a su descubrimiento de la fuerza interior.
Los DARUMA típicos están fabricados en papel maché Sus caras tienen cejas, bigote y barba negros y tupidos. Sus ojos son totalmente blancos. Mientras el dueño del muñeco establece una meta o pide un deseo, pinta una pupila en el ojo izquierdo. Cuando se cumple, pinta la otra en el ojo derecho.

El DARUMA con una sola pupila se coloca en un lugar visible como recordatorio de lo que se desea alcanzar o poseer.
Los ojos del Daruma se utilizan como recordatorio y motivación a cumplir metas o grandes tareas. El Daruma tiene los ojos en blanco porque no ve el deseo de la persona.
El dueño del muñeco  le cuenta el  deseo o meta y le pinta   el ojo izquierdo al Daruma (ojo derecho de frente)  y cuando este deseo se cumple  debe que pintarle el otro ojo y se convertirá en un completo Daruma, delante del peticionante.
Un Daruma con una sola pupila suele colocarse donde  sea visible, a manera de constante recordatorio del trabajo que debe hacerse para lograr el objetivo.
Normalmente el muñeco Daruma es varón, aunque existe una muñeca Daruma, conocida como Ehime Daruma: Princesa Daruma.
Al tener una forma ovoide y su centro de gravedad bajo, algunos de ellos vuelven a su posición vertical al ser empujados hacia un lado, como un tentetieso. Esto representa el optimismo, la persistencia y la determinación.
Estos muñecos se basan en los Okiagari-koboshi,un tentetieso tradicional.
Una canción del siglo XVII habla de estas características:

Original
Hi ni! fu ni!
Fundan Daruma ga
Akai zukin kaburi sunmaita!

Traducción
¡Una vez!, ¡dos veces!
Siempre el Daruma de capucha roja
se queda con la cabeza arriba

Esta frase simboliza a la clásica persistencia japonesa de nunca renunciar.
Daruma se ha convertido en un elemento muy extendido de la cultura japonesa  tanto si se utilizan en  las creencias religiosas, políticas o culturales: el  Daruma siempre tiene un significado positivo.
Comúnmente  se escribe junto a la imagen de un Daruma, el dicho “Nana korobi oki ya”, “siete caídas y subidas de ocho,”  que resume perfectamente la determinación, fuerza y ​​éxito que Daruma trae a la vida. El uso más notable de la Daruma es el de un símbolo de buena suerte y fortuna.
Antiguamente  era como un amuleto para protegerse de las enfermedades de los niños, especialmente la viruela. Rojo se decía que era el color favorito del dios de la viruela y por lo tanto  la pintura predominantemente roja lo aplacaba.
También se dice que la costumbre de pintar las pupilas de DARUMA podría estar relacionada con la iluminación, el ideal del budismo.
Si bien el tradicional es el de color rojo, se supone que los colores sirven para pedir deseos más específicos, como por ejemplo:
NEGRO: es para sacar la mala energía y tener un prospero año.
AZUL: es para el éxito personal
ORO: es para aumentar la riqueza y prosperidad
VERDE: es para aumentar la vitalidad y buena salud
NARANJA: para el éxito en los exámenes.
ROSADO: para el amor, la propuesta de matrimonio
PÚRPURA: para levantar el rango y la supremacía
ROJO: es para el éxito y la seguridad en todos los aspectos
BLANCO: para la purificación, el nuevo nacimiento y mejores deseos
AMARILLO: es para la seguridad (el valor) y la protección
Al igual que Maneki-Neko, el gato que se llama y trae fortuna, darumas también se ofrecen en escaparates, rótulos y publicidad. Generalmente se exhibe en las casas también  como una figura decorativa y así como artículos para el hogar,  juegos de té, los juegos de sake, tazones, platos, abanicos, los palillos.
Una de las formas más populares y comunes de Daruma es el de papel maché Me-nashi “sin ojos”. Casi siempre rojo, este Daruma dispone  de dos círculos blancos en lugar de los ojos. El propósito de esto radica en la creencia de que cuando se pide  un deseo,   una  de las pupilas va a ser pintado en él, y si el deseo se hace realidad, la otra pupila se pinta en el otro círculo.
Esta práctica tradicional se atribuye al rito budista de Kaigen kuyo “Apertura de los  ojos” por el cual a una imagen budista se confiere  cualidades religiosas.
En la elaboración de esa imagen, los ojos se dejan como lo  último en ser construido.
Otra representación es el Okiagari Daruma,  una muñeca de tambor sin brazos ni piernas  en alusión a la historia popular.
Estos darumas tienen la particularidad  que en cualquier que cuando se cae siempre devuelve en posición vertical. Esta característica del Daruma okiagari es, obviamente, un símbolo de la hazaña lograda Bodhidharma,  en posición vertical mientras miraba sin cesar, durante nueve años de meditación. Implica tanto los valores de perseverancia, determinación y éxito.
El Daruma Okiagari  ha sido durante mucho tiempo un juguete muy popular  mediante el cual los padres japoneses han tratado de inculcar a sus hijos estos valores arraigados en la cultura japonesa.
El equilibrio, tanto mental como físico, fue parte de la doctrina que Bodhidharma enseñó a sus discípulos, al punto que hoy en día, en Japón hay un juego muy conocido llamado Daruma Otoshi que consiste en un Daruma sostenido por una pila  de cinco  piezas de madera, las cuales tienen que ir siendo retiradas comenzando por la parte inferior   con un mazo sin que Daruma pierda el equilibrio. Al igual que el Daruma  anterior este juguete también simboliza la concentración, la paciencia y la resistencia atribuido a Bodhidharma.

 


Otro dato curioso es que Daruma Otoshi es también un método de demolición de edificios en las ciudades. Existe  un uso político del ritual  del Daruma Okiagari: muchos funcionarios e incluso o bien candidatos a algún cargo,  suelen pintar en uno de los ojos de un Daruma gigante en la esperanza de ganar una elección, a menudo haciéndolo  en grandes ceremonias. También, los partidos ganadores celebran grandes  ceremonias  ofrecen la realización y la pintura en los ojos de ciega Daruma Okiagari.
Los tamaños de este tipo de Daruma también se utilizan de acuerdo con la importancia del deseo o la oración. Un Daruma pequeño es  para los deseos de los pequeños y grandes Darumas para necesidades más grandes. P
or lo que no es  recomendable pedir un deseo muy grande a un Daruma muy pequeño.
 Es costumbre ir acumulando a lo largo de varios años los deseos de los pequeños pueden convertirse en otros más grandes.
La presencia de Daruma en su honor  se observan  también en templos, mercados y festivales y ceremonias. .
Si un Daruma ha llevado a la realización de un deseo, hay una presunción general de que la buena suerte de un Daruma  en particular, el  de papel maché tipo Okiagari tiene una duración de tan sólo un año.
Además de la Daruma Okiagari, muchas otras formas de Daruma se pueden comprar como  el Ema  Daruma,  o las tabletas votivas, hechas a mano que  se usan  para escribir su propio nombre y deseo y luego llevado a un templo.

El Daruma Ichi  se suele celebrar con la temporada de Año Nuevo, a partir de enero y dura hasta marzo. Como  representa la buena suerte, el Año Nuevo es el momento más popular para darse  les da como regalo.
Uno de los festivales más espectaculares es el Dairyu-ji o quema anual,  celebrada en torno a 18 de enero, una gigantesca hoguera se hace en el que miles de figuras de Daruma utilizadas  son arrojadas.
En Japón, muchas personas compran darumas para éxito en los negocios, bodas, exámenes y otros acontecimientos felices. Es el guardián del  objetivo, esperanza, sueño o deseo. Él se focaliza en que se llegue a la meta, nunca pestañea y  le  recuerda también que no abandone su camino.

Share